-= Lo que no encontre en Google =-

ÁLBUM DE ANIMALES y PLANTAS LAMBAYEQUE

Escrito por lasdunas 04-04-2011 en General. Comentarios (8)

ÁLBUM DE ANIMALES

Entre los mamíferos destacan varias especies importantes como:

 El oso hormiguero mediano o shihui (Tamandua mexicana) es muy común y se alimenta de termites y hormigas.

 

Oso de anteojos (Tremarctos ornatus) .- Llamado también Oso Andino o Ucumari. Es la única especie de osos que habita en Sudamérica, considerado en el Perú como una especie en peligro de extinción. El macho puede llegar a medir hasta 2.1m. (Parado en dos patas), mientras que la hembra adulta es 2/3 del tamaño del macho.

 

http://lasdunas.blogspot.es/img/oso_anteojos.jpg

 

Entre los roedores hay muchas especies de ratones, siendo uno de ellos endémico,

 EL RATÓN DE SECHURA: Entre los roedores hay muchas especies de ratones, siendo uno de ellos endémico, el ratón de Sechura (Phyllotis gerbillus), excelentemente adaptado a las condiciones extremas de aridez.

 http://lasdunas.blogspot.es/img/raton_sechura.jpg

La vizcacha (Lagidium peruvianum) se presenta en las zonas rocosas. Una ardilla es endémica de este bosque, la ardilla de nuca blanca (Sciurus stramineus).

http://lasdunas.blogspot.es/img/vizcacha.jpg  

Entre los carnívoros existe

El zorro de Sechura (Pseudalopex sechurae), un cánido pequeño, omnívoro y muy común.

http://lasdunas.blogspot.es/img/zorro_sechura.jpg 

El hurón o humairo (Eira barbara).

 

El puma,

http://lasdunas.blogspot.es/img/puma.jpg 

Dos especies de venado, el gris y el colorado, se presentan en el bosque seco.

El Venado colorado o amazónico (Mazama americana) es muy raro,

El gris (Odocoileus virginianus) es muy frecuente.

http://lasdunas.blogspot.es/img/venado.jpg 

El sajino (Tayassu tajacu), que se alimenta especialmente de raíces y bulbos.

http://lasdunas.blogspot.es/img/sajino.jpg 

PAVA ALIBLANCA (Penélope albipennis)  Es una especie endémica de los bosques secos del noroeste del Perú, es un ave oriunda de Lambayeque.

Se puede apreciar este magnífico ejemplar en su habitad natural a solo 10km. al norte de Olmos; en el Proyecto Pava Aliblanca, zoocriadero Bárbara D´Achile.

http://lasdunas.blogspot.es/img/pava_aliblanca.jpg 

HUEREQUEQUE Es del tamaño de un pollo y de cabeza redondeada; tiene pico corto, plumaje gris, pecho blanco, patas oscuras o verdosas, emite característicos y persistentes gritos nocturnos (kiu, kiu, kiu,….); se doméstica fácilmente y limpia la casa de insectos no deseados.

http://lasdunas.blogspot.es/img/huerequeque.jpg 

GARZA BLANCA. La Garza Blanca la podemos ver en cualquier parte del mundo. Sólo se ausenta en las regiones árticas. Existen ciertas diferencias de acuerdo a la zona. Estas se identifican como subespecies. Se limitan al color de las patas y pico, pero el aspecto erguido es el mismo en todas ellas. Su nido lo construye sobre todo tipo de vegetación; hierva alta en la orilla de los estanques, mangles, árboles.

http://lasdunas.blogspot.es/img/garza_blanca.jpg

 

CÓNDOR (Vultur gryphus)

Por error se cree que el buitre es una especie distinta, pero no es así; es el ejemplar joven del cóndor. Se encuentra en todos los andes, desde la tierra de fuego hasta Colombia y Venezuela. El cóndor es un ave de rapiña de color negro, cabeza y cuello de color rojizo y sin plumas; tiene un collar blanco y manchas blancas en la parte superior del ala; el macho tiene una pequeña cresta. Mide de 1 a 1.30m. de longitud y de 2.80 a 3.35 de punta a punta de las alas; pesa 10kg. No puede coger sus presas con las garras.

http://lasdunas.blogspot.es/img/condor.jpg 

El cóndor  real - Sarcoramphus papa), que anidan en la zona;

 

Los gallinazos (el negro o común y el camaronero), y el quebrantahuesos o caracara (Polyborus plancus).

http://lasdunas.blogspot.es/img/gallinazo.jpg  

La chiroca (Icterus graceannae) es una de las aves características y endémica de la región. Es de un hermoso color negro con amarillo y es una de las aves de jaula preferidas por los pobladores locales.

 

El chilalo u hornero (Furnarius Leucopus), muy común cerca del agua, construye un nido de barro en las ramas de los árboles, dividido en dos compartimientos. Es la primera ave que canta al amanecer.

http://lasdunas.blogspot.es/img/chisco.jpg  

Entre los reptiles son muy comunes varias especies de lagartijas y salamanquejas,

 

 

 

 

 

 

y muy resaltantes la iguana y el pacaso.

 La primera (Iguana iguana) es de color verde y herbívora y vive en los árboles, alimentándose de hojas, flores y frutos tiernos.

 

 

 

 

 El segundo (Calllopistes flavipunctatus) es carnívoro y vive en huecos del suelo, estimando durante la época seca, resistiendo largos meses de la grasa acumulada, especialmente en la cola, y es de hermosos colores con manchas amarillas.

 

 

 

 

Muchos ofidios habitan el bosque seco. La más característica es

 la boa (Boa constrictor), la misma especie de la Amazonía, que frecuenta las cercanías del agua.

 

 

 

 La macanche (Bothrops barnetti) es venenosa y muy peligrosa. También existen varias especies de serpientes de coral o coralillos (Micrurus spp.)

 

 

 

 

 

ÁLBUM DE PLANTAS

 

 Algarrobo (Prosopis pallidajuliflora) Árbol propio de la costa norte el Perú, de madera muy dura, utilizada para la construcción de viviendas en el campo y las urbes. También se usa como paradores y para leña y carbón. El algarrobo es un árbol muy valioso; crece en terrenos arenosos y secos, aprovechando el agua de la napa freática mediante sus largas raíces. Sus frutos son vainas llamada algarrobas que contiene azucares y otras sustancias nutritivas que sirven de buen forraje para el ganado.

 

 

 Bichayo (Capparis ovalifolia) Arbusto propio de la costa norte; puede crecer hasta 3m. de altura; tiene corteza de colorgrisáceo y flores anaranjadas; su fruto es carnoso y sirve de forraje; el tallo se usa como leña y sus hojas para baño contra el sarpullido.

                     

 

 

 

 

 

Zapote (Capparis angulata) Crece como matorral, sus hojas son ovaladas, los frutos carnosos comestibles por el hombre o los animales, hay una especie que segrega goma de buena calidad..

 

 

 

 

 

 Palo verde Cerdium praecox) Crece hasta los 6m de altura; sus frutos son en vaina y su madera se usa en artesanía.

 

 

 

 

 

Molle (Schinus molle) Su madera es buen combustible y puede usarse en carpintería, sus aromáticas y lechosas hojas se utilizan para hacer chicha y frotaciones

 

 

 

 

 

Faique (Acacia macracantha)

Árbol caducifolio, alcanza hasta 12 m de alto y de 30 a 40 cm de DAP, presenta espinas grandes opuestas en las ramas y el tronco. El fuste es irregular y muy ramificado y su copa es amplia.

 

 

 

 

EL SUEÑO DEL PONGO (para Teatro)

Escrito por lasdunas 04-04-2011 en General. Comentarios (1)

 

EL SUEÑO DEL PONGO

(Teatro)

Narrador:

Un hombrecito se encaminó a la casa-hacienda de su patrón. Como era siervo iba a cumplir el turno de pongo, de sirviente, en la gran residencia. Era pequeño de cuerpo, miserable de ánimo, débil, todo lamentable; sus ropas viejas.

El gran señor, patrón de la hacienda, no pudo contener la risa cuando el hombrecito lo saludó en el corredor de la residencia.

 

Pongo:

Eres gente u otra cosa?

 

Narrador:

Humillándose, el pongo no contestó. Atemorizado, con los ojos helados, se quedó de pie.

Patrón:

-¡A ver! -dijo el patrón- por lo menos sabrá lavar ollas, siquiera podrá manejar la escoba, con esas sus manos que parecen que no son nada.
-¡Llévate esta inmundicia! -ordenó al mandón de la hacienda.

 

Narrador:

Arrodillándose, el pongo besó las manos al patrón y, todo agachado, siguió al mandón hasta la cocina.

El hombrecito tenía el cuerpo pequeño, sus fuerzas eran sin embargo como las de un hombre común. Todo cuanto le ordenaban hacer, lo hacía bien. El hombrecito no hablaba con nadie, trabajaba, callado comía. "Sí, papacito; sí, mamacita", era cuanto solía decir.

Quizá a causa de tener una cierta expresión de espanto y por su ropa tan haraposa y acaso, también, porque no quería hablar, el patrón sintió un especial desprecio por él.

Al anochecer cuando los siervos se reunían para rezar el Ave María, en el corredor de la casa-hacienda, a esa hora, el patrón martirizaba siempre al pongo, delante de toda la servidumbre; lo sacudía como a un trozo de pellejo.

Lo empujaba de la cabeza y lo obligaba a que se arrodillara y, así, cuando ya estaba hincado, le daba golpes suaves en la cara.

 

Patrón:

Creo que eres perro. ¡Ladra!

 

Narrador:

El hombrecito no podía ladrar.

 

Patrón:

-Ponte en cuatro patas

 

Narrador:

El pongo obedecía, y daba unos pasos en cuatro pies.

Patrón:

Trota de costado, como perro.

 

Narrador:

El hombrecito sabía correr imitando a los perros pequeños de la puna. El patrón reía de muy buena gana; la risa le sacudía todo el cuerpo.

 

Patrón:

¡Alza las orejas ahora, vizcacha!, ¡Vizcacha eres! Siéntate en dos patas; empalma las manos.

 

Narrador:

Como si en el vientre de su madre hubiera sufrido la influencia modelante de alguna vizcacha, el pongo imitaba exactamente la figura de uno de estos animalitos, cuando permanecen quietos como orando sobre las rocas. Pero no podía alzar las orejas.

Golpeándolo con la bota, sin patearlo fuerte, el patrón derribaba al hombrecito sobre el piso de ladrillo del corredor. Después de rezar se iban a su casa.

Y así, todos los días el patrón hacia con el pongo. Hasta que un día…

 

Pongo:

Gran señor, dame tu licencia, padrecito mío, quiero hablarte

 

Patrón:

¿Qué? ¿Tú eres quien ha hablado u otro?-

 

Pongo:

Es a ti a quién quiero hablarte

 

Patrón:

Habla... si puedes

 

Pongo:

Señor mío, soñé anoche que habíamos muerto los dos.

 

Patrón:

¿Conmigo? ¿Tú? Cuenta todo, indio

 

Pongo:

Como éramos hombres muertos, señor mío, aparecimos desnudos los dos juntos, desnudos ante nuestro gran padre San Francisco.

 

Patrón:

¿Y después? ¡Habla!

 

Pongo:

Viéndonos muertos, desnudos, juntos, nuestro Gran Padre San Francisco nos examinó, pesando, creo, el corazón de cada uno y lo que éramos y lo que somos. Como hombre rico y grande, tú enfrentabas esos ojos, padre mío.

Patrón:

¿Y tú?

 

Pongo:

No puedo saber cómo estuve, gran señor. Yo no puedo saber lo que valgo.

 

Patrón:

Bueno sigue contando.

 

Pongo:

Después nuestro padre dijo con su boca: "De todos los ángeles el más hermoso que venga. A ese incomparable que lo acompañe otro pequeño que sea también el más hermoso. Que el ángel pequeño traiga una copa de oro, y la copa de oro llena de la miel de la chancaca más transparente.

 

Patrón:

¿Y entonces?

 

Pongo:

Apareció un ángel brillante, alto como el sol; vino hasta llegar delante de nuestro Padre caminando despacio. Detrás del ángel mayor marchaba otro pequeño, bello, de luz suave, como el resplandor de las flores. Traía en las manos una copa de oro.

 

Patrón:

¿Y entonces?

 

Pongo:

"Ángel mayor: cubre a este caballero can la miel que está en la copa de oro; que tus manos sean como plumas cuando pasen sobre el cuerpo del hombre", diciendo, ordenó nuestro gran Padre. Y así, el ángel excelso, levantando la miel con sus manos, enlució tu cuerpecito todo, desde la cabeza hasta las uñas de los pies. Y te erguiste, solo; en el resplandor del cielo la luz de tu cuerpo sobresalía, como si estuviera hecho de oro, transparente.

 

Patrón:

Así tenía que ser. -¿Ya ti?.

 

Pongo:

Cuando tú brillabas en el cielo, nuestro Gran Padre San Francisco volvió a ordenar.

"Que de todos los ángeles del cielo venga el que menos vale, el más ordinario. Que ese ángel traiga en un tarro de gasolina excremento humano"

 

Patrón:

¿Y entonces?

 

Pongo:

Un ángel que ya no valía, viejo, de patas escamosas, al que no le alcanzaban las fuerzas para mantener las alas en su sitio, llegó trayendo en las manos un tarro grande.

"Oye viejo -ordenó nuestro gran Padre a ese pobre ángel- embadurna el cuerpo de este hombrecito con el excremento que hay en esa lata que has traído; todo el cuerpo, de cualquier manera; cúbrelo como puedas. ¡Rápido!". Y así aparecí avergonzado, en la luz del cielo, apestando.

Patrón:

Así mismo tenía que ser -¡Continúa! ¿O todo concluye allí?...

Pongo:

No, padrecito mío, señor mío. Cuando nuevamente, aunque ya de otro modo, nos vimos juntos, los dos, ante nuestro Gran Padre San Francisco, él volvió a mirarnos, también nuevamente, ya a ti ya a mi, largo rato. y luego dijo: "Todo cuando los ángeles debían hacer con ustedes ya está hecho. Ahora ¡lámanse el uno al otro! Despacio, por mucho tiempo". El viejo ángel rejuveneció a esa misma hora; sus alas recuperaron su color negro, su gran fuerza. Nuestro Padre le encomendó vigilar que su voluntad se cumpliera.

 

 

Autor: zitr0x

e-mail: zitrox@walla.com

Economía, Sociedad y Vida Cotidiana a inicios de la vida republicana en el Perú

Escrito por lasdunas 23-03-2011 en General. Comentarios (20)

 

EL PERU REPUBLICANO

La  Economía al Inicio  de la República del Perú

 

·        Las guerras ininterrumpidas, dentro y fuera del virreinato dejaron  como herencia una economía totalmente arruinada.

·        La minería, la agricultura, el comercio y el sistema fiscal, que constituyeron la base del sistema económico colonial, colapsaron debido a las guerras independentistas.

·        Las haciendas en la costa se despoblaron de negros que fugaron para enrolarse en el ejército patriota bajo la promesa de libertad. La imposición de cupos en dinero, víveres y forrajes exigidos para el sostenimiento de las continuas guerras, ocasionó la descapitalización de la tierra y redujo al abastecimiento y comercio agrícola.

·        La tierra continuó afectada por los tributos coloniales, las obligaciones de los censos y capellanías agravaron la crítica situación de la propiedad rural.

·        El liberalismo económico aplicado por el Estado intentó la propiedad y estimular la producción agraria y ganadera otorgando al indio el derecho a la propiedad privada mediante la parcelación de sus tierras comunales. Esta situación afectó la vida colectivista y produjo en algunos casos la disolución de las comunidades.

·        Se abolieron las vinculaciones y los mayorazgos que habían perpetuado la propiedad de la tierra en manos de la nobleza, modificando de esta manera el régimen de propiedad de la tierra y propiciando la consolidación de latifundios.

·        La deuda pública nació con la independencia, tanto interna como externamente, en el proceso de los gastos que demandaban las guerras independentista y la organización de la burocracia. El primer préstamo fue decidido con San Martín de 1,200.00 libras esterlinas. El segundo autorizado por Bolívar por un monto de 616,515 libras esterlinas. A esto se sumaba las deudas contraídas con Chile, la Gran Colombia, con Venezuela y EEUU.

 

La Sociedad y vida cotidiana

Al iniciarse la República el Perú contaba con una población aproximada de un millón quinientos mil habitantes. Esta población se caracterizaba por su diversidad racial, pues estaba integrada por descendientes de la raza quechua y también de la aymara que fueron los principales pobladores del Imperio de los Incas; por blancos españoles o descendientes de españoles (criollos); por los negros que llegaron durante el Virreinato para trabajar en la costa, y luego por las mezclas de dichas razas, esto es, mestizos y mulatos. La mayor parte de esta población era entonces rural, como lo fue hasta hace pocos decenios, y en menor parte urbana.

A mediados del siglo pasado llegó la raza amarilla, para trabajar igualmente en la costa, raza que también se cruzó con las razas nativas.

La sociedad virreinal, hemos visto, era una sociedad clasista, racista y fundada en el principio de la desigualdad que entonces imperaba en el mundo. La revolución de la independencia se hizo para transformar esa sociedad en otra en que se abolieran los privilegios existentes, se terminara con las injusticias que pesaban sobre gran parte de los peruanos y todos los hombres fueran iguales ante la ley en derechos y obligaciones. San Martín inició esta transformación declarando abolido injusto el tributo que pagaban los indígenas; abolió el trabajo de la mita y prohibiendo todo trabajo forzado; declaró la libertad de todos los hijos de esclavos que nacieran después del 28 de julio de 1821 y dio otros decretos más. El Congreso de 1823 declaró abolidos los títulos de nobleza españoles. A lo largo del siglo XIX se darían otras disposiciones para borrar injusticias y privilegios.

Esta naciente sociedad republicana, al mismo tiempo que presentaba importante diversidad racial, así como desigualdades sociales, tenía también, y esto era muy grave, profundas desigualdades culturales. El analfabetismo y la escasa educación de la mayoría de la población era la nota característica y esto era una dificultad muy seria para el nuevo sistema de gobierno implantado. La democracia es un sistema de gobierno que reposa en la cultura del pueblo y en la libertad de pensamiento y de expresión; la dictadura reposa en la incultura y en el fanatismo de las masas. Desde el Protectorado de San Martín y durante los gobiernos liberales, el ideal fue que la educación se extendiera masivamente a todos los peruanos. Otro factor de desigualdad fue, y también lo es ahora, el aspecto económico de las personas, pero la capacitación por la educación es un factor poderoso para mejorar la situación económica de las mismas.

Las costumbres coloniales continuaron rigiendo hasta bien adentro de la etapa republicana. La Religión Católica continuó imperando en forma intolerante hasta 1915 en que se estableció la tolerancia de cultos. La nobleza o aristocracia, aunque perdió su poder político, continuó teniendo su poder social, pues era propietaria de bienes rurales (haciendas) así como urbanos. Muchos militares de la guerra de la independencia, como premio a sus acciones heroicas, recibieron haciendas u otras propiedades. Además, la independencia nos dejó un poderoso ejército que constituyó una nueva y poderosa clase social.

Zenón el pescador

Escrito por lasdunas 11-10-2010 en General. Comentarios (8)

(cuento de: Francisco Izquiero Ríos)                                                                



Zenón ayudaba a su padre a pescar. El padre arrojaba el anzuelo en una profunda poza del río  y extendía el cordel por sobre  las bajas ramas de los árboles hasta la puerta de su choza,  con una pequeña lata confeccionada como timbre o campanita, al extremo.

El tintineo de esta lata anunciaba la caída de un pez. De cualquier sitio de la chacra era oído aquel tintineo. A veces a media noche sonaba la alarma, y Zenón era el primero en escuchar el aviso y despertaba a su padre. No había cosa que más gustara en el mundo a Zenón que esa pesca emocionante.

Un día sus padres se fueron al pueblo a hacer compras, recomendando a Zenón que no se moviera de la choza. Pero el muchacho, tan luego como sus padres desaparecieron  del alcance de su  vista deseo pescar en el río  con su pequeño anzuelo de caña. Y después de sacar lombrices para carnada, cavando con su  machete en la tierra húmeda de la chacra, se marchó caña al hombro río arriba en busca de un sitio apropiado.

Encontró una amplia y limpia   playa, con agua empozada. Cortó una ramita para ensartar en ella, por las agallas, los peces que cogía. Zenón estaba pesca que pesca en la soledad quemante del sol, ningún tiro era perdido, tanto que ya tenía casi cubierta de peces de toda clase y tamaño  la ramita de más de un metro de longitud.

De pronto el muchacho se fijó en unos montoncitos de arena y hojarasca que se levantaban en la playa no muy lejos de él. “Huevos de caimanes” se dijo; y siguió pescando, sin hacer caso el fuerte sol de media mañana ni delas mariposas que se posaban en sus desnuda cabeza de pelo lacio, ni  de los tábanos que le picaban en los pies descalzos y en las manos… pero esos montoncitos de hojas y arena que encerraban huevos de caimanes, le fascinaban; había oído contar  que los huevos de caimán sonaban  como campanillas al ser tocados, y que ante este sonido aparecían furiosos los caimanes, sobre todo las hembras. ¿Sería cierto? Sin embargo, ¿Dónde estaban los caimanes? No los veía por el río, solo había visto pasar por la orilla una boa.

Los caimanes estarían cerca  indudablemente, andando en el bosque  o descansando bajo los árboles. “No, no, deninguna manera tocaría el esos peligrosos montoncitos… ¡Si hubiera traído la carabina!”  Ya tenía una gran sarta depescado. Ya era hora de volver… enrosco el sedal en la caña, sumergió dos vecesla sarta en el agua… y se iba… pero esos montoncitos de hojas y arena, ¡bah!, ¿por qué no hacer la prueba? Después correría, correría, ¿acaso no sabia correr? Los  caimanes no lo alcanzarían… y el atrevido Zenón toco con la punta de su caña, no solo un montoncito, si no tres, de modo que se produjo un simultáneo campanilleo… y muchos caimanes, los ojos chispeantes y con tremendo ruido, se vinieron contra él del bosque, de aguas arriba, de la otra ribera… Zenón, felizmente, trepó como un mono a un árbol de la orilla, loscaimanes,  rabiosos como ojos encendidos, gruñendo y topeteándose se acercaron al árbol.

Zenón, estaba rodeado por las fieras, y estas no le mostraban intensión de retirarse. El muchacho sin embargo, no perdió  el ánimo. Desde la rama del árbol agachándose provocaba a los caimanes con su caña… hasta que se acordó que esos animales tenían pánico al rugido del tigre. Poniéndose las manos juntas y ahuecadas sobre la boca, imito el rugido del tigre, tan perfecto que los caimanes se hicieron humo, se retiraron, desaparecieron en las aguas… El vivaracho Zenón,  sonriendo,  bajo del árbol y con su sarta de peces en la espalda regresó a su casa.

Necesario es saber que los caimanes tienen pánico al tigre por que les come la cola… Si un caimán está en la orilla de un río o de un lago y oye rugir al tigre, desaparece velozmente en las aguas; pero si se halla en el bosque se paraliza de terror y el tigre le come la cola a dentelladas, únicamente la cola, sin que el caimán diga esta boca es mía. Pero si un tigre pasa silenciosamente por un río lleno de caimanes estos lo destrozan en menos tiempo en que pica un zancudo, por eso el muy ladino, antes de atravesar un río, ruge en la orilla.


by zitr0x.

11/10/2010


A San Pablo tambien le roban

Escrito por lasdunas 18-09-2010 en General. Comentarios (7)

 

 

 

 

Párroco y creyentes pacoranos confiados en el gran poder del apóstol San Pablo dejaban abierta la puerta de la iglesia, y como guardián, al santo, con su espada, joyas de oro y plata; seguros de que nadie osaría robarlas, pues el santo al menor intento de hurto aplicaría un contundente castigo al atrevido pilluelo.

Para sorpresa e indignación del curita y toda la feligresía, una mañana de alegre sol y cantarines pájaros encontraron al buen Pablo con la cara triste, los ojos hundidos y sin espada ni joyas.

Cura y la gente avergonzaban al pálido santo, con sus mudos, pero interrogantes gestos que preguntaban: ¿Dónde está tu poder?, ¿Porqué dejaste que se lleven tu espada?, El santo no respondía, ni la gente lograba comprender porque su célebre patrón, famoso por aplacar la furia de las aguas de los ríos: La Leche y Motupe y calmar las lluvias, se había dejado robar mansamente ¿acaso hay alguien con mayores poderes?

 

 

 

Trancrito del libro:

"Lambayeque"

autor: Eddy Montoya Peralta

-9na Edición -

por zitr0x